eltijoaquin@hotmail.com - facebook.com/El Ti Joaquin

domingo, 11 de abril de 2010

La cocina económica


En nuestra comarca (Tera, Vidriales, Eria), pocas construcciones resultaron tan agradecidas como la cocina de obra, también conocida como cocina económica, o mas vulgar cocina de “chapa”. (Por cierto, no me gusta nada el término “vulgar”, no sé porqué siempre se usa despectivamente). Quizás se deba a que por costumbre, o mejor, creo yo, por sentido común, la vida rural se desarrollara en torno a la cocina (habitación) donde la otra cocina, la de obra, era la estrella indudable, ahorradora y hogareña como la mejor ama de casa. La cocina (habitación), los que tenemos más de 30 años, la recordamos como centro neurálgico de la casa.
Aparte de preparar la comida, lógicamente, se come, se realizan las más diversas tareas de mantenimiento del hogar o simplemente como sala de estar y lugar de ocio. Esto lo corrobora esta frase hecha tan nuestra cuando alguien llama a casa, “entra hasta la cocina”, se dice. También recordamos dos elementos insustituibles, la radio, casi siempre aquella nostálgica y enorme caja de madera que tardaba un rato en funcionar, y otra, la cocina de obra, la económica. Ésta, que se enciende por la mañana a primera hora y se apaga por falta de leña cuando el último morador de la casa se va a la cama (y desenchufa la radio). En la memoria nos queda ese calor tan agradable, la cocción lenta de los alimentos y como no, las excelencias de su horno. Las tareas de mantenimiento son muy básicas, una limpieza de la chimenea a principios del invierno y sujetar de vez en cuando los dichosos azulejos que hay alrededor, que por efecto de dilatación se sueltan una y otra vez. El tratamiento de la encimera de hierro era otro tema, recuerdo la cocina de mi abuela y siempre la tenía limpia y brillante. El secreto: cuando está caliente frotar con una piedra de pulir añadiendo unas gotas de vinagre y tranquilos que se puede comer encima. Las modernas construcciones han desplazado a la chatarra a ésta joya. Pocas son las voces que todavía se levantan en su defensa, una de las últimas que conozco, en Santibañez de Vidriales. Recuperamos una, con el frontal esmaltado en blanco y perfectamente conservada. Se instaló con toda su funcionalidad, rodeada de azulejo blanco, “el de toda la vida”, y el resultado queda fuera de toda duda.Para muestra, el botón.


http://eltijoaquin.blogspot.com.es/2013/07/instalacion-de-una-cocina-economica.html

2 comentarios:

  1. ¿y una foto de esa cocina recuperada? Todavía queda alguna en el pueblo, no todas están en la basura. En Galicia, en los pueblos, son típicas las cocinas muy grandes, con una gran barra en la que se cocina y se come y en muchas de ellas, se sigue manteniendo la cocina económica, de las nuevas, preciosas.

    ResponderEliminar
  2. Para el lector que me preguntó por la parrilla, porque no me acepta hotmail la dirección de su correo:
    Mi sugerencia es que no te compres una parrilla nueva, que suelen ser caras, yo fabricaría una con varillas de tetracero gruesas, y unidas con separación de dos en dos o de tres en tres, por la dilatación. Gracias por tu visita, y que disfrutes de tu cocina. Un saludo.

    ResponderEliminar