eltijoaquin@hotmail.com - facebook.com/El Ti Joaquin

domingo, 26 de septiembre de 2010

La culaga


Si en Ayoó al volver una esquina te encuentras que la calle es demasiado ancha para una persona caminando y demasiado estrecha si llevas un vehículo, aunque sea una bici o un carretillo, estás ante una culaga. En un pueblo, donde el precio del suelo y del quinto de cerveza anda ras con ras, no se explica bien lo que vas a ver. Parece la obra de un ingeniero que no pasó de parvulito. Totalmente desaconsejado el tránsito para la gente con manías, claustrofobia, aracnofobia, ligofobia, rozaduraenbrazofobia, (solo ésta me lo he inventado yo, eh). Ahora bien, para los Ayoínos es el alivio, como la recta, el camino mas corto, el aliciente para salir de casa, el antídoto de la pereza de ir a tal sitio, porque como vamos por la culaga… En el vecino valle de la Valdería, en Felechares, la misma calleja se llamaría caloga, en Santibañez la llaman currupia y en San Pedro de Ceque cuyalina. Eso si, antes de entrar, mirar por si hay que dejar salir, o merece la pena el roce…




3 comentarios:

  1. Querido amigo: si las culagas hablaran, cuantas historias contarían, algunas en sistema xxx pero dejemos estas y digamos que hoy tienen menos sentido pero en tiempos que se acarreaba el agua los calderos, botijos y demás medios de transporte, los hacia menos pesados,mire usted si tuviera que ir a la fuente por el agua y no tuviera la Culaga, si en mis tiempos, una culaga era la oportunidad de darle un beso a una doncella sin que digera ( quita tonto)(es tate quieto) benditas CULAGAS.

    ResponderEliminar
  2. En Praga nos encontramos una culaga (no sé cómo se llamarán allí) ¡con semáforo! Ya te pasaré una foto si quieres.

    ResponderEliminar
  3. Joaquin! eres un artista, esta muy trabajada la pagina web, gente como tu es la que necesitamos para salir de esta crisis, si señor y no zapatero jeje las culagas son muy bonitas en mi pueblo no las hay

    ResponderEliminar